Septiembre: el paro sube y España crea empleo al menor ritmo desde 2013

El volumen total de parados se sitúa en 3.079.711 desempleados tras una leve subida del paro registrado, pero las afiliaciones a la Seguridad Social registran su peor dato en 6 años

La economía española continúa creando puestos de trabajo a buen ritmo: 460.739 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social en los últimos doce meses, pero la ralentización de la actividad es cada vez más evidente. El ritmo de avance anual del empleo es ya del 2,4%, el menor avance desde la salida de la crisis, en 2014. Y lo que no es menos relevante, las 3.224 nuevas afiliaciones registradas en septiembre son también el menor aumento desde el año en que comenzó la recuperación.

Para hacerse una idea de la evolución, hay que tener en cuenta que el año comenzó con un avance del empleo del 2,94%, tasa que era ya inferior al 3,5% que se registró en los primeros meses de 2018.

El empleo, como se sabe, es un indicador retrasado de actividad, lo que significa que primero se debilita la economía y luego se traslada al mercado laboral. Algo que explica que el empleo crezca todavía cuatro décimas más de lo que lo está haciendo la economía en términos anuales, un 2%, co mo ha avanzado recientemente el Instituto Nacional de Estadística.

Septiembre es, tradicionalmente, un buen mes desde el punto de vista de la ocupación. Aunque finalice la parte importante de la temporada turística, la vuelta a las clases genera empleo de manera relevante, pero este año ha ido claramente a peor. Los 3.224 ocupados contrastan con los 22.899 de un año antes o los 26.318 de 2017, lo que da idea de cómo la desaceleración de la economía está afectando al mercado de trabajo.

La educación, en concreto, aportó 45.421 nuevos cotizantes a la Seguridad Social en septiembre, una cifra muy parecida a la que destruyó el sector de la hostelería por el fin de la temporada turística. Mientras que las actividades administrativas y las manufactureras (por la reapertura de las fábricas), aportaron, respectivamente, 21.681 empleos y 11.888.

Las actividades agrarias, igualmente, florecen en septiembre en labores como la vendimia, lo que explica que el mes pasado se registraran 26.285 cotizaciones nuevas, aunque en los últimos doce meses el sector agrario ha perdido empleo, un 0,58%.

En el polo opuesto están, como se ha dicho, la hostelería, el comercio y el sector público, toda vez que el fin del verano liquida muchas actividades relacionadas con servicios sociales, como piscinas o campamentos de verano.

El verano y el empleo

A la luz de estos datos, septiembre acaba con 19,323 millones de cotizantes, lo que supone 194.246 menos que los que había en junio. Eso significa que el verano ha destruido empleo, coincidiendo, como se ha dicho, con la ralentización de la economía. Aún falta por conocer la cifra desestacionalizada, según los modelos utilizados por el Ministerio de Economía.

Los 19,323 millones de afiliados son, en todo caso, una cifra muy similar a la que había (media anual) en 2007, al comienzo de la crisis, pero con una diferencia. Desde entonces el número de pensionistas no ha dejado de crecer a un ritmo importante, lo que explica que la ratio cotizantes/pensionistas apenas mejore.

En concreto, se sitúa en 2,31 veces, mientras que ese año, en 2007, la ratio era equivalente a 2,71 veces. Algo que explica los problemas crónicos de la Seguridad Social.